Conoce los beneficios de remojar nueces, semillas y legumbres

Seguro habrás oído en algún lugar que comer nueces puede ser beneficioso para tu salud; sin embargo son muy pocas las personas que realmente conocen el beneficio de estos frutos secos.

Si lo que deseamos es tener un estado de salud óptimo, algo muy importante es conocer diversas técnicas que puedan ayudarnos a hacer que nuestros alimentos sean incluso más sanos.

Recordemos que tener una dieta balanceada es crucial para mantenernos saludables, pero hay ciertas estrategias que pueden potenciar lo que comemos llevándolo incluso a un próximo nivel.

¿Quieres saber más? Aquí te doy 3 excelentes consejos para sacar el máximo provecho de nueces, semillas y legumbres. Además, tienen una gran cantidad de ácidos grasos como el Omega-3, los cuales son primordiales para el cuerpo humano.

Es por eso que, comer tan solo 30 gramos diariamente de estos alimentos, ayuda a tu cuerpo a obtener todos los beneficios recomendados en una dieta equilibrada.

Las nueces, semillas, legumbres y granos tienen muchísimas propiedades nutricionales y son excelentes para nuestra salud; siempre y cuando hayan sido remojados.

Por más que nos parezca algo difícil de creer, en su estado natural estos alimentos tienen sustancias tóxicas e inhibidores de enzimas que hacen que no puedan ser digeridos bien y que no se absorban los nutrientes.

Es por esto que una táctica muy útil para evitar ingerir estos alimentos en estado tóxicos es ponerlos en remojo, de forma que sus residuos con toxicidad sean desechados. A continuación, te cuento cómo:

1. Humedece los granos: Deja remojar por un tiempo prolongado (Generalmente entre 8 y 12 horas) la cantidad deseada cubierta en agua y una cucharadita de limón o vinagre de sidra de manzana. Asegúrate que el agua sobrepase el alimento ya que éste absorberá el agua.

2. Deja que reposen: Luego de dejarlos en remojo retira el agua y enjuaga el contenido para remover las impurezas que hayan quedado en el agua.

3. Organízalos de manera apropiada: Una vez que hayas lavado y enjuagado tus nueces, semillas y legumbres guárdalas de manera apropiada de forma tal que se conserven. La recomendación es almacenarlas en el refrigerador en un envase con tapa para que su preservación sea óptima.

Además de esto un increíble consejo para diversificar la manera en que ingerimos estos granos es deshidratarlos. Si te gustan las nueces o semillas crujientes puedes meterlas a un deshidratador, solo recuerda hacerlo a baja temperatura para que no se tuesten de más.

Recent Posts